La música de los prodigios

244

La magia existe. Aunque nadie la llama así: la llaman prodigios. Para que suceda un prodigio alguien tiene que pedirlo y esperar a que los dioses, sean cuales sean, respondan.

A veces los prodigios ayudan. Otras tienen consecuencias espeluznantes, como terremotos, plagas y bestias monstruosas.

Desde que la Inquisición los prohibió en Europa, pasaron a convertirse en meras leyendas. Pero todo cambia con el desembarco en el Nuevo Mundo…

A principios del siglo XVIII, las colonias británicas bullen de actividad: hay cazatesoros, inquisidores y nativos, y los monstruos campan a sus anchas. Allí es a donde envían a las hermanas Woodcombe: Olive, fascinada por todo lo que encuentra, y Hester, obsesionada con una melodía que puede salvar o condenar todo lo que ama.

 

Heredero (La segunda revolución, #1)

La magia en manos de Costa Alcalá se convierte en algo real, nuevo y extraordinario.

Javier Ruescas, escritor

Una ambientación histórica impecable y un sistema de magia fascinante. Una aventura donde las leyendas, los monstruos y los prodigios cobran vida.

Silvia Aliaga y Tatiana Marco, escritoras

Esta historia es en sí misma un prodigio, tan poderosa como todos los que contiene, y la magia de Costa Alcalá, más deslumbrante que nunca.

Victoria Álvarez, escritora

3 comentarios en “La música de los prodigios”

Los comentarios están cerrados.