La Segunda Revolución

¿Por qué Costa Alcalá?

CostaAlcala

Cuando ya sabíamos que Heredero se iba a publicar y que nos íbamos a embarcar en la edición de la novela, nos dimos cuenta de que, en realidad, ninguno de los dos podría haber escrito La Segunda Revolución por sí solo. Siempre habría faltado algo (más o menos ya lo sabíamos, por eso comenzamos juntos; pero al releer la novela ya tuvimos la confirmación). ¡Es que ambos conformamos a un escritor completo! Geòrgia escribe muy tarde por las noches, Fer escribe muy temprano por las mañanas. Geòrgia tiene momentos de inspiración divina mientras bebe té. Fer los tiene mientras se inunda de cafeína hasta las orejas. A veces estamos de acuerdo, a veces no tanto; pero siempre nos las apañamos para encontrar una solución (por ahora no nos hemos hecho ninguna herida grave).

Quizá esa es una de las lecciones más importantes que estamos aprendiendo: que un novelista tiene que estar siempre detrás de su obra, que el ego no importa porque, en este caso, es cierto que dos cabezas piensan mejor que una, que cuatro ojos ven mejor que dos (o, en nuestro caso, ocho ojos porque de vez en cuando llevamos gafas para ocultar nuestra identidad secreta) y que todo debe hacerse para que el texto, para que la historia, para que los personajes queden lo mejor posible. En esos momentos, tú no importas tanto: importan ellos.

Por eso, ¿qué mejor manera que fusionarse à la Dragon Ball y convertirnos en Costa Alcalá?

Fusiondancegif

A fin de cuentas, somos escritores porque nos gusta estar detrás. No delante.

¿Quieres saber más cosas de cómo nos embarcamos en este viaje? ¿Cómo hemos logrado trabajar juntos a pesar de la distancia? O detalles oscuros como aquel duelo de sangre que tuvimos porque no nos poníamos de acuerdo en… bueno, sería spoiler.

Cuéntanos aquí abajo qué te gustaría saber y no te olvides de agregar la novela a Goodreads y de compartir esta entrada por redes sociales. Quién sabe, a lo mejor nos planteas otro duelo y lo contamos en directo.

Salvo el que muera, claro. El que muera no podría contar nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s