General

5 cosas que molan de escribir literatura juvenil

1. Puedes escribir de lo que quieras

La parte buena (y, a veces, para qué engañarnos, también la mala) de la literatura juvenil es que es una etiqueta tan amplia que puedes escribir sobre lo que quieras: puedes usar magia, puedes escribir fantasía, puedes irte a un mundo futurista de ciencia ficción o quedarte en la realidad que conocemos. ¡Puedes hasta mezclarlos! Todo vale siempre y cuando la historia sea buena y los personajes estén bien construidos. El cielo es el límite y eso, como novelistas, nos da alas (como el red bull pero sin efectos nocivos).

cat
Bueno, lo de los efectos nocivos, no sabemos

Todo esto tiene relación con el punto 3, porque no queremos decir que en otros géneros no puedas hacer lo mismo; pero están tan acotados que, a veces, resulta difícil salirse de, valga la redundancia, las generalidades del género en el que escribes.

2. Puedes hablar de PERSONAS

De hecho, TIENES que hablar de personas, que parece obvio pero no lo es.

Por supuesto, no queremos decir que en otros géneros no se hable de personas. Hasta hace un rato, que nosotros sepamos, los seres humanos éramos eso: personas y de personas van la mayor parte de novelas (o de dinosaurios que se enamoran de personas, pero esa es otra historia). Lo que ocurre es que creemos que es en los personajes donde suele ponerse el foco en la literatura juvenil. Y eso nos encanta. Por mucho worldbuilding que haya, por mucho que el universo donde desarrolles tu historia tenga cinco lunas y dos soles, por mucho que tus personajes tengan orejas de gato y cola de cocodrilo, al final, lo que cuentas es SU historia, cómo se sienten, qué decisiones toman y cómo les afectan. La trama tiende a estar en función de los personajes y no al revés.

Y Costa Alcalá está muy de acuerdo con eso.

approve
Costa Alcalá approves

3. La literatura juvenil no tiene prejuicios

Costa Alcalá es optimista y tiene razones para serlo.

Una de esas razones es, además, el hecho de que la literatura juvenil no tenga prejuicios. Enlazando con los dos puntos anteriores, es un hecho que en los últimos tiempos la literatura juvenil aboga por dar cabida en sus historias a todo tipo de personas, sentimientos, identidades y géneros.

SK4n---N.jpg

Es algo con lo que Costa y Alcalá se sienten muy a gusto,  algo que también pretendemos que se refleje en nuestros libros. Hay una generación de futures lectores (y, de ahí, también el punto 1, por la falta de prejuicios entre lectores) que viene pisando fuerte, una generación de lectores que entra en escena para proclamar su propia voz, para ser visibles y para romper barreras y estereotipos que estamos deseando que domine el mundo.

4. Tienes contacto directo con les lectores

Porque los programas de fomento de la lectura te invitan a colegios e institutos para que te encuentres cara a cara con quienes te han leído y eso, sinceramente, provoca un subidón gigante. No solo porque te hacen miles preguntas, sino porque aprendes de elles de primera mano, te dicen qué les ha gustado de tu libro y  (casi más importante porque, a fin de cuentas, escribes para elles) lo que NO les ha gustado y por qué. Es alucinante la manera tan profesional y bella con la que se trabaja la literatura juvenil en los centros educativos, el amor con el que los docentes transmiten la literatura a sus alumnes. Ser testigos directos de todo esto es un lujazo.

IMG_6279
Nótese a The Best Read Yet, Juanma, sonriendo a cámara, por favor

Por no hablar de las redes sociales. Les lectores de juvenil son actives, quieren preguntarte cosas, conocerte y, cada novedad, cada nuevo libro es una fiesta. Además, te permite ver más allá del seudónimo, te permite conocerlos, trabar amistades y coger ideas. No queremos decir que en otro tipo de literatura más adulta o más infantil no haya contacto directo con los lectores pero también es un hecho que en juvenil este contacto es diario y, muchas veces, directo, lo que enriquece todavía más tu trabajo como novelista. Le da una dimensión humana al oficio de novelista que muchas veces es necesaria porque, cuando te da el bajón, sabes que, en parte, no escribes para ti o para nadie sino que puedes poner a tus lectores cara, ojos y sentimientos.

Porque, a fin de cuentas, conocer a tus lectores, que tienen la edad, las preocupaciones y los intereses de los personajes sobre los que escribes te hace el trabajo más fácil y te ayuda a apuntar en la dirección correcta.

5. Tienes que leer literatura juvenil

Y MOLA.

Que esto es otra cosa de perogrullo pero no lo es.

Porque si quieres saber qué es lo que hay a tu alrededor y cómo está el panorama literario, tienes que leer tanto novedades como clásicos. Y eso, querides amigues, para nosotras no es ningún problema porque si escribimos literatura juvenil también es porque se trata de un género (aunque esto del género habría que discutirlo largamente pero ya nos entendéis) que nos encanta. Y disfrutamos tanto haciéndolo (por obligación profesional, por supuesto, por supuesto) que a veces casi dejaríamos de escribir para estar leyendo todo el día (muchas, muchas veces).

pZTLYcK6

Y, claro, eso nos lleva a les novelistas de juvenil. Porque, ahora mismo, en España se está haciendo un trabajo increíble por y para la literatura juvenil por parte de autoras, editoras y editoriales, lectores…  Sentir que estás en el mismo barco, poder gritar y que acudan en tu ayuda, alegrarte infinitamente cada vez que compartís espacio o que coincidís en algún evento y dar saltitos por cada uno de sus libros, de sus logros y éxitos como si fueran tuyos (por elles y porque, además, en parte, lo son, claro: ¡formamos parte de la tripulación del mismo barco! ¡Aaarrrrr!). Intercambiar charlas eternas sobre literatura (¡y memes!) y sobre el hecho de escribir… eso no tiene precio y es una de las cosas que más nos gusta.

La soledad del escritor se vuelve menos soledad cuando escribes literatura juvenil.

teamnominados
Foto de la maravillosa Rolly Haacht

(estas fotos tan preciosas con las que hemos adornado la entrada se las hemos robado vilmente -aunque con permiso- al artista Juanma de The Best Read Yet al que adoramos. Pasaos por su instagram y enamoraos)

Vale, acabamos de darnos cuenta, al ver la fecha de hoy, de que faltan, exactamente, DOS MESES para que podáis leer Ellos y nosotros:

sedate

2 comentarios en “5 cosas que molan de escribir literatura juvenil”

  1. Muchas gracias por tu comentario. La parte Alcalá del dúo es profesor de secundaria en un IES y no puede estar más de acuerdo contigo. Esa ventaja de tener contacto directo con tus lectores objetivos es impagable y, además, descubres que leen con una pasión, un entusiasmo y un ojo crítico que ya les gustaría a muchos adultos. Un abrazo fuerte!

    Le gusta a 1 persona

  2. Son muy buenas razones, aunque sí me lo permites, yo añadiría una más. Si además de escritora de novela juvenil eres la profesora que trabajas en clase de lengua y literatura tu novela en cuestión es superior. He crecido más como persona, profesora y escritora en estos últimos meses que en años. Las ideas, impresiones, emociones y sentimientos de mis alumnos, extraídos de la lectura son impresionantes. Gracias por el artículo, muy bueno.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.